¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!

Imagen Posted on

(Para Alfonso)

Por: Carlos Zozaya

Cuando el árbitro dio el pitido final estalló el júbilo entre los jugadores y aficionados. Lo habían conseguido.

Sólo él, en medio de la desatada alegría, permaneció de pie junto al banquillo, haciendo gala de la más pura flema inglesa, mientras pasaba por su mente, como en una pantalla, el trailer de todo lo vivido en el último año.

Todo comenzó cuando su hermano le propuso entrenar al equipo. Porque fue él, quien le enredó en aquella aventura: “Son buenos chicos le dijo, igual que cuando jugábamos nosotros. Les haría ilusión que les entrenaras. Lo han hablado entre ellos, y mañana te lo van a proponer los capitanes”.

¡Quién mejor que él para ese puesto!,  todo un ídolo local: capitán en su juventud del mejor equipo de la historia de la ciudad de cuyo instituto su hermano era profesor de Literatura, su gran pasión, como el fútbol era la suya, con una dilatada carrera primero como jugador, y después como entrenador en varios equipos. Y aunque llevaba dos años retirado de los banquillos, de hecho, había vuelto a la ciudad por la enfermedad de su hermano, no podía negarse,  ni defraudar a unos chicos para los que era todo un referente. Así que se comprometió con los capitanes para aquella temporada.

Sin duda, era un reto, pero a su vez un deseo que nunca antes pudo cumplir: entrenar al equipo de su ciudad.

Después de una pretemporada de mutuo conocimiento, el balón comenzó a rodar oficialmente aquel mes de agosto. Los chavales se esforzaban y se mostraban ansiosos por demostrar su valía en cada partido. Pero todos los esfuerzos individuales no cuajaban en el juego de equipo. Empezaron bien fuera de casa, sin embargo, como locales no funcionaban. Cinco derrotas seguidas en su feudo condenaron al equipo a la zona baja de la tabla.

No poder ofrecer en su campo un triunfo a su afición se convirtió en una obsesión. Cuando por fin en el sexto partido consiguieron el empate, lo celebraron como una pequeña victoria.

Quiso la casualidad que ese día su hermano estuviera allí. Había vuelto de un largo tratamiento en un hospital extranjero. Desde entonces, no dejó de acudir a un sólo encuentro y con él en la grada, el equipo no volvió a perder en casa. Sin proponérselo, se había convertido en su talismán. Y, cuando entre bromas se lo recordaban, él contestaba sonriendo: “Me siento como si fuera la gorra de Amadeo Carrizo”.

Carrizo, el famoso portero del River Plate jugaba siempre con una gorra mágica, con ella nunca le metieron un gol. Hasta que en un clásico Boca-River, Rojas, un jugador de Boca, se la robó, y en aquel partido encajó dos goles y River perdió el encuentro. ¡Qué ironía!. Era su hermano el que le hacía reír con sus comentarios relacionados con su grave enfermedad: “Me parece que para este partido voy a necesitar más ayuda que la de Duncan Edwars”.

Duncan Edwars había sido uno de los jóvenes jugadores del Manchester United fallecidos en aquel fatídico accidente aéreo de Munich de 1958. A sus 21 años, ya había sido 18 veces internacional inglés, y era la estrella de los llamados Busby Babes. El famoso Bobby Charlton, uno de los supervivientes de aquel accidente, ha comentado más de una vez:”Si tuviera que jugarme la vida en un partido y llevarme a alguien conmigo, elegiría a Duncan Edwars”.

En marzo, cuando mejor andaba el equipo, y por fin los chicos entendieron que en el campo “ningún jugador es mejor que todos juntos” (Alfredo di Stefano), su hermano no pudo acabar la temporada. Se cumplieron los peores pronósticos, y todas las risas se volvieron llanto.

Después, el resto de la temporada se le hizo eterna. Pero cuando los ojos de sus jugadores se posaban en él en el comienzo de cada partido,  las palabras del viejo entrenador le dieron el aliento que le faltaba: “No olvides nunca que el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes; pero tampoco que tú eres el capitán del equipo”.

De pronto, un murmullo le sacó de su ensimismamiento, los jugadores le llamaban desde el centro del campo. Por el altavoz se oyó su nombre y resonaron los aplausos,  saludó deportivamente a su colega del otro equipo, y se dirigió hacia ellos. A  cada paso que daba volvió a recordar aquellos versos que su hermano le dedicó en la celebración de aquel año en el que ganaron el campeonato.

 

¡Oh, Capitán!, ¡Mi Capitán!

El navío ha salvado todos los escollos, hemos ganado el premio codiciado

ya llegamos a puerto. Levántate y escucha las campanas.

Levántate,  para ti flamea la bandera, para ti suena el clarín.

Para ti, los ramilletes y guirnaldas engalanadas, para ti la multitud se agolpa en la playa.

A ti te llama la masa móvil del pueblo, a ti vuelven sus rostros anhelantes!

 

Abrazó a  los jugadores y se volvió para saludar a los aficionados. Entonces,  se le hizo un nudo en la garganta al ver en aquella esquina la imagen de su hermano sonriéndole, y sintió el impulso irrefrenable de correr hacia él para abrazarle. Igual que cuando remataba a gol los balones que él le ponía en su cabeza desde aquel mismo rincón del campo, cuando los dos jugaban juntos.

 

Fin de temporada

Imagen Posted on

ILUMBERRI 3- GARES 1

Último partido de liga en el Lardín. Se presentaba el Gares de Puente la Reina, equipo recién ascendido de categoría que no se jugaba nada.

Por el contrario, el Ilumberri, a pesar de haberse anunciado su permanencia, aún no la había logrado. Existía una remotísima posibilidad de bajar. Para ello se debían de dar varias circunstancias, entre otras que perdiera el partido por más de catorce goles. Suceso muchísimo más difícil que el que le toque a uno el jamón en el sorteo. Que toca el pernil sí, pero siempre al vecino…. Eso dicen casi todos.

Tarde nublada con muy buena temperatura y un terreno de juego en excelentes condiciones.

El árbitro Sr. Munárriz, muy bien. No tuvo ninguna dificultad para dirigir el partido y exhibir un buen arbitraje.

Previo al partido el Ilumberri le hizo el pasillo al Gares reconociéndole el mérito de su ascenso. El partido ha resultado vistoso en líneas generales. La primera parte ha resultado muy  entretenida ya que en ella se han producido los cuatro goles. La segunda parte ha sido más tediosa por la falta de intensidad.

A los 7 minutos un centro desde la izquierda de Flako ha sido rematado por Valencia a la Red. Era la primera llegada y el primer gol

En el minuto 17, César, tras un saque de esquina, ha enganchado un disparo algo mordido en la frontal del área que ha acabado en gol. Era el 2-0

Pero todo no ha quedado ahí, la efectividad del Ilumberri en este partido ha sido máxima y de ello se ha encargado de nuevo César, que en el minuto 24 ha recibido un balón en su medio centro, ha visto adelantado al portero del Garés, ha chutado desde más de 50 metros y lo superado por alto entrando el balón por el centro de la portería. Un precioso gol que muy pocas veces se ve. Como para quitarse el sombrero.

Con el 3-0 el Garés, un equipo con muy buena presencia y maneras, se ha estirado algo más y ha logrado recortas distancias por mediación de Alfredo. Era el 3-1.

A partir de aquí el partido se ha ido apagado. Ha bajado la tensión del choque y ni unos ni otros han  hecho méritos para mover más el marcador. Han tratado de coordinar jugadas y hacerlo bonito, sobre todo el centro del campo. En algunos momentos hasta lo han conseguido.

Conforme avanzaba el encuentro se apreciaban las ganas de que se acabara el partido para poder celebrarlo. El Gares para oficializar su ascenso y el Ilumberri su permanencia.

Y así ha acabado. Un buen colofón que ha dejado a la afición un buen sabor de boca, disfrutando hasta el último minuto.

Al final del partido el Gares lo ha celebrado en el centro del campo aplaudiendo y manteando a alguno de sus jugadores, en concreto a Roberto que se retira.

Por su parte, el Ilumberri también ha homenajeado a alguno de sus miembros, en concreto a Willy, que se casa próximamente, reconociéndole su buena labor en los muchos años que ha defendido la portería del Ilumberri y a Alfonso Gogorzena agradeciéndole el esfuerzo y el conocimiento aportado y, por supuesto, el bonito detalle de entrenar al equipo de su pueblo como colofón a su extraordinaria y dilatada carrera deportiva. A Alfonso lo han manteado pero no lo han hecho con Josemari, el presidente, que estaba a su lado. No se habrán atrevido, me imagino que por respeto….

El resto del Club -entrenadores, directivos, colaboradores y algunos aficionados- no han podido aguantar hasta el final del partido para que les agradecieran su labor y han decidido auto reconocerse sus méritos ellos mismos y, para festejarlo, antes del partido se han pegado un buen festín a base de asados y buen vino.

El día ha terminado con una cena de los jugadores y entrenadores en el Bar Saira. Una bonita manera de acabar esta excelente temporada.

¡¡ Zorionak Ilumberri, bilatu duzun hitza ez da hiztegian agertzen,!!

¡¡ Enhorabuena Ilumberri, hasta la próxima temporada !!

J.L.A.

 

PARTIDO VITAL CONVERTIDO EN INTRANSCENDENTE

Imagen Posted on

AOIZ   2 – ILUMBERRI 0

Se jugaban mucho los dos equipos, el Aoiz necesitaba la victoria para seguir con opciones de entrar en promoción de ascenso y el Ilumberri quería puntuar para mantenerse en la categoría. Finalmente el resultado ha sido intranscendente ya que el resto de los partidos de la jornada han determinado que el Aoiz no consiga entrar en los puestos de promoción y el Ilumberri no descienda.

Tarde tórrida para la práctica del fútbol que influyó decisivamente en el rendimiento de los jugadores y, en consecuencia, en el juego desarrollado.

Árbitro, Sr.  Ponce, mal. Ha expulsado a Mugueta en el minuto 30 del primer tiempo por doble amarilla. Ha desequilibrado las fuerzas del partido insustancialmente, sin fundamento. Mucho castigo para la gravedad de la infracción. Pero no ha parado ahí, ha tomado una medida muy exigente para las tarjetas amarillas y cualquier jugada lo ha merecido. En total ha sacado 12 tarjetas amarillas repartidas para los dos equipos en un partido tranquilo y deportivo. Le ha faltado visión global para gestionar equilibradamente el desarrollo del partido. Le ha tenido que afectar el calor tanto o más que a los jugadores para entender este desdibujado arbitraje.

Ha comenzado el partido con un calor sofocante que ha influido en todos los jugadores. Sin embargo se han desperezado antes los locales.  Así, en el min 8 Mendive se ha ido por la izquierda, ha sacado un buen centro que Pinto se ha encargado de rematar en vaselina a gol. Un gran tanto.

Primera llegada del Aoiz y primera decepción para el Ilumberri. No obstante, los de Lumbier se han estirado un poco y han tratado de llegar a la portería contraria pero cuando lo ha conseguido lo ha hecho sin ningún peligro.

En el min 23, segunda llegada del Aoiz y segundo tanto. Internada de Pinto por la derecha, ha centrado templado al área y allí su goleador Mañu ha enganchado un espléndido cabezazo mandando el balón a la red de forma inapelable. Otro bonito gol y una gran efectividad de su ataque.

Un nuevo mazazo en el ánimo de los nuestros que los ha dejado muy tocados. El partido ha seguido jugándose soporíferamente. El Ilumberri intentaba llegar a la portería de Burgui pero no lo conseguía con claridad. El Aoiz, muy bien plantado en el campo, seguía controlando plácidamente el partido. Así hasta que en el minuto 30 el árbitro incomprensiblemente ha dejado al Ilumberri con 10 jugadores, jugada que lo ha rematado por completo.

A partir de aquí el Aoiz se ha dedicado a mantener el resultado con la ley del mínimo esfuerzo jugando muy cómodo. El ilumberri intentaba llegar en inferioridad  numérica pero lo lograba con muy poco peligro. Así han transcurrido los minutos hasta llegar al 90, sin que se produjesen jugadas dignas de reseñar.

Partido fácil para un Aoiz muy efectivo en ataque y encuentro malo el desarrollado por el Ilumberri en el que pronto se le han puesto las cosas muy cuesta arriba.

A pesar de la victoria, el Aoiz –que lo tenía bastante difícil- no ha conseguido entrar en la fase de ascenso y el Ilumberri, a pesar de la derrota y gracias al resto de los resultados que se han dado, se ha salvado.

Ahora toca olvidar este triste partido, recuperar los ánimos y disfrutar de la permanencia conseguida. El próximo domingo, como colofón de la temporada, este equipo nos tiene que deleitar con un bonito partido ante el Garés, conjunto recién ascendido a tercera división.

JLA